Espacio de la Espiritualidad

Pensamientos, oraciones y comentarios sobre el Evangelio
Home » Page 11

Novena en honor al Sagrado Corazón de Jesús

junio 12th, 2020 Posted in Novenas y Triduos

3˚ día: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida

G/.En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

T/.Amén

Canto inicial

Oración inicial

scnovena¡Sólo en Ti, mi querido Bien,

yo encuentro mi descanso,

sólo en Ti, mi dulce Esposo,

encuentro todo mi Tesoro!

Tu amor es para mí aquel faro,

que aclara mi mente,

que me inflama y cada día me enciende

de un divino y santo ardor.

En tu Corazón haré mi morada,

donde sólo pediré en merced,

aquella pura y viva fe,

que transforma al hombre en Ti.

¡Toda absorta e inebriada,

viviré entonces de Ti, mi Vida,

como cierva ya herida,

languideceré delate de Ti!

Haz Tú, mi Bien, mi Dios,

que inmolado a Ti mi corazón,

en dulce éxtasis de amor,

viva y muera por Ti.

1˚ Lect.: Del Evangelio según San Juan (14,2b-11)

2b Yo voy a prepararles un lugar. 3 Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. 4 Ya conocen el camino del lugar adonde voy». 5 Tomás le dijo: «Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?». 6 Jesús le respondió: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí. 7 Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto».

8Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta». 9 Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: “Muéstranos al Padre”?

10¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. 11 Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.

Canto

2˚ Lect.: De los Escritos de Madre Carmela

Jesús está con usted, solamente Él guía su espíritu, lo conduce de la mano y seguramente lo hace caminar por aquellas sendas que en su alta Sabiduría ha dispuesto. Ánimo entonces y adelante, siempre adelante hasta que llegue a aquella meta establecida. Jesús será su fuerza, su vida, su plena victoria en todo.

Pausa de reflexión

Intercesiones

G/.Dirijamos con confianza nuestra oración a Jesús, manso y humilde de Corazón y digamos:

T/.Jesús, Camino, Verdad y Vida, escúchanos.

  • Señor Jesús, Verbo de Dios, que eres la Verdad en la cual no hay tinieblas ni error, ni vanidad, ni muerte, dónanos de saber esperar sólo en Ti.
  • Señor Jesús, Camino, Verdad y Vida, haz que veamos el Camino y evitemos toda desviación, veamos la Vida y evitemos la muerte, veamos la luz y evitemos las tinieblas.
  • Señor Jesús, Tú que eres Camino fuera del cual sólo  hay error, Verdad sin la cual sólo hay vanidad; Vida sin la cual sólo hay muerte, concédenos de aspirar a Ti con todo el corazón.

G/.Oremos:

Oh Cristo, Tú que eres el Camino, la Verdad y la Vida, haz que sepamos unir mejor nuestros esfuerzos con todos los hombres de buena voluntad para realizar plenamente el bien de la humanidad en la verdad, en la libertad, en la justicia, en el amor. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Canto final

Mes en honor del Sagrado Corazón de Jesús

Duodécimo día:

“El Sagrado Corazón de Jesús, único objeto de nuestro amor”

La Sierva de Dios Madre Carmela, nos comparte algo muy personal que puede ayudarnos en nuestras jornadas:

sc12Hoy, hacia las cuatro p.m. estaba sentada, con la mente y el corazón orientados siempre al único objeto de todo mi amor, ofreciendo a Él todas mis penas, mis sufrimientos, mi vida, mi voluntad, en una palabra toda mí misma, implorando al mismo tiempo a su Corazón, todas aquellas gracias que se requieren para hacer de mí Su perfecta amante, una víctima digna de amor, en fin, una copia perfectísima de este Divino Modelo. (Escritos de la Fundadora, Vol. II, pág. 79)

Reflexionemos juntos:

  1. Aun durante la jornada, so sólo cuando reza, Madre Carmela dirige su corazón al único objeto de su amor: el Corazón del Verbo Encarnado.
  2. Su obrar se convierte en un continuo ofrecimiento de sí misma, pidiendo también las gracias para ser una perfecta amante, una víctima digna de amor y una copia fiel de Jesús.
  3. En el ofrecimiento, Madre Carmela dona todo, no sólo las cosas bellas, sino también sus penas y sufrimientos, es decir, no se deja nada para sí, ya todo pertenece a Él.

Hoy pediré la gracia de tener como único objeto de mi amor el Sagrado Corazón del Verbo Encarnado, es decir sólo Jesús y de ofrecerme con generosidad para ser una copia fiel de Él que se ofreció al Padre por nosotros.

Novena en honor al Sagrado Corazón de Jesús

junio 11th, 2020 Posted in Novenas y Triduos

2˚ día: Yo soy el Cordero de Dios

G/.En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

T/.Amén

Canto inicial

Oración inicial

scnovenaJesús, ábreme el corazón, leerás amor…

Jesús te seguiré adonde vayas: en las amarguras, en las penas, con tal que mi corazón esté lleno de amor. Jesús me has agrandado el corazón, pero es siempre poco, siempre es estrecho para ti… Jesús, si te amo no es cosa mía. Tú sabes que no viene de mí. ¡Mi terreno da sólo tribulaciones y espinas! Jesús, mi corazón no es otra cosa que terreno árido. Jesús, yo quiero vivir sólo para Ti; un momento solo sin Ti yo perecería… Jesús dulcísimo, tesoro de mi alma, donde quiera miro tu hermoso rostro es santo. Mi corazón será un libro viviente que anunciará tu amor. Jesús, mi corazón será una escalera cuyos escalones serán continuos actos de amor. Amén

1˚ Lect.: Del Evangelio según San Juan (1,35-39)

35 Al día siguiente, estaba Juan otra vez allí con dos de sus discípulos 36 y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Este es el Cordero de Dios». 37 Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. 38 Él se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?». Ellos le respondieron: «Rabbí –que traducido significa Maestro– ¿dónde vives?». 39 «Vengan y lo verán», les dijo. Fueron, vieron donde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.

Canto

2˚ Lect.: De los Escritos de Madre Carmela

He aquí aquel Corazón que tanto ha amado a los hombres y en consecuencia cuánto te ha amado y te ama a ti que a Él te has consagrado. Ámalo tú del mismo amor, vive sólo por Él, camina detrás de sus huellas, sigue sus pasos e imita sus virtudes. Está siempre unida a Él, evita todo aquello que puede traerle dolor y tu vida será tranquila.

Pausa de reflexión

Intercesiones

G/.Dirijamos con confianza nuestra oración a Jesús, manso y humilde de Corazón y digamos:

T/.Sagrado Corazón de Jesús, venga tu Reino

  • Jesús, Cordero Inmolado, que has renovado nuestra confianza en la vida quitándonos de las tinieblas del mal para llevarnos a la luz del bien, haz que podamos responder a tu amor ofreciendo nuestra vida para quitar el pecado del mundo.
  • Señor Jesús, modelo de vida para todos los hombres, venido en la fragilidad humana y ofrecido en Sacrificio por nosotros hasta la humillación en la Cruz, haz que quede presente en nosotros la gran enseñanza de tu voluntaria Pasión.
  • Señor Jesús, los misterios de tu vida no son sucesos pasados, sino presentes en todo tiempo, haz que aprendamos a tener vivos en la memoria los eventos de nuestra salvación.

G/.Oremos:

Señor Jesús, nosotros todavía vagamos lejos en el desierto de este mundo; nos dirigimos a Ti con extrema confianza: haznos fieles discípulos de tu infinita Sabiduría para que podamos caminar seguros hacia la vida eterna. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Canto final

Mes en honor del Sagrado Corazón de Jesús

Undécimo día:

“El Sagrado Corazón de Jesús dona su Corazón a Madre Carmela”

En un arrebato de amor total, Madre Carmela Prestigiacomo relata a su confesor una experiencia espiritual muy fuerte:

sc11Yo me siento toda renovada en el espíritu, siento de ser totalmente de Jesús, de vivir sólo para Él y con Él; sólo su amor reina en mis sentimientos, sólo su honor, su gloria es mi interés. Cuando me daba este nuevo corazón el amable Jesús me decía así: “Te doy un corazón similar al mío, es más, mi mismo corazón; con este corazón tú me amarás, con este corazón tú vivirás una vida de amor; te he elegido como compañera de mis dolores, de ahora en adelante te asociaré a mis penas, a mis angustias, a mis tristezas que continuamente sufro en el Sacramento de mi Amor, donde soy por la mayor parte de los hombres olvidado, ultrajado, despreciado. Compartiré contigo todas estas penas mías y tú aliviarás con tu amor mi desolado Corazón y repararás lo que no reconocen los demás”. (Escritos de la Fundadora, Vol. III, págs. 48-49)

Tratemos de entender juntos el sentido de estas palabras:

  1. Madre Carmela inicia declarando su estado espiritual y psicológico: ella vive sólo para Jesús y con Jesús, su gloria es su único interés; es decir que ha llegado a olvidarse de sí misma para dar espacio sólo a Dios. Esto nos hace recordar lo que decía San Pablo: “no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí”.
  2. El estado en que vive la Sierva de Dios es posible gracias a que el Señor le ha donado un nuevo corazón, es más, su mismo corazón, aquí está la grandeza de Dios que se baja hasta las creaturas y nos transforma en él.
  3. La unión de los corazones llevará a Madre Carmela a ser compañera también en el sufrimiento, no porque Jesucristo pueda sufrir todavía, sino que, en el sentido paulino, ella completa en su cuerpo lo que falta de los sufrimientos de Cristo, por los pecados de los hombres, sobre todo en el Sacramento de la Eucaristía.

Hoy pediré al Señor de darme un corazón similar al suyo, para no vivir más para nosotros mismos, sino sólo para Él y así tener el coraje de estar pronto para reparar todas las ofensas que sufre, especialmente en el Sacramento del Amor.

Novena en honor al Sagrado Corazón de Jesús

junio 10th, 2020 Posted in Novenas y Triduos

1º día: Yo soy el Corazón del Verbo Encarnado

G/. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu  Santo

T/.Amén

Canto inicial

Oración inicial

scnovenaA ti nos presentamos, oh Dios omnipotente, infalible, infinito y bueno, a fin de que vuelvas tu mirada hacia nosotras e inclines tus piadosos oídos para escuchar nuestra plegaria.

Nos presentamos con fe, pero dolidas y confundidas con el más amargo dolor de haberte ofendido, nos postramos antes que nada a tus pies para rogarte piedad.

Oh, Jesús, tierno Esposo de nuestras almas, Tú nos has dicho: “donde se encuentren más personas reunidas en mi Nombre, Yo estoy en medio de ellas” y es dando fe a estas divinas Palabras que nosotras vivimos aquí reunidas; es la fe que tenemos en Ti que aquí nos retiene… porque nosotras no confiamos en otros sino en Ti sólo, que eres el Santo, el Señor, el Altísimo, el Omnipotente.

1º Lect.: Del Evangelio según San Juan (19,31-37)

31 Era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el sábado, porque ese sábado era muy solemne. 32 Los soldados fueron y quebraron las piernas a los dos que habían sido crucificados con Jesús. 33 Cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, 34 sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua. 35 El que vio esto lo atestigua: su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. 36 Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: No le quebrarán ninguno de sus huesos. 37 Y otro pasaje de la Escritura, dice: Verán al que ellos mismos traspasaron.

Canto

2º Lect.: De los escritos de Madre Carmela

«Esta mañana, al recitar las Horas, Jesús se hizo todo a mí mostrándome su Divino Corazón del cual salía copiosamente agua y sangre y esta agua y esta sangre a modo de precipitosa corriente, se derramaba sobre mí, produciéndome tal plenitud de gracia y tal saciedad de Dios que me sentía venir menos por demasiada abundancia de gracia. En esos dichosos momentos Jesús me decía: “Esta agua y esta sangre sean para ti un saludable lavado para unirte más íntimamente a Mí, te purifiquen, te renueven en modo de desafiar valientemente las duras pruebas a las que serás expuesta durante el nuevo periodo de vida en la que estás ya adentrada».

Pausa de reflexión

Intercesiones

G/.Dirijamos con confianza nuestra oración a Jesús, manso y humilde de Corazón y digamos:

T/.Sagrado Corazón de Jesús, confío y espero en Ti.

  • Te agradecemos, Jesús, porque nos revelas el misterio de tu inmenso amor, ayúdanos a testimoniar tu caridad.
  • Tú que bendices a quien te bendice y santificas a quien confía en Ti, sálvanos de todo mal.
  • Jesús Redentor que has vencido la muerte y has abierto las puertas a la vida eterna, concédenos de ser renovados en el corazón por la fuerza de tu Espíritu.

G/.Oremos:

Dónanos, Señor, la mansedumbre de tu Corazón para que podamos anunciar tu misericordia con la generosidad de tu perdón. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Mes en honor del Sagrado Corazón de Jesús

Décimo día:

“El Sagrado Corazón de Jesús, único fin del alma”

La sierva de Dios, Madre Carmela, escribe a una hija espiritual animándola y mostrándole el Corazón de Cristo como único fin de su vida:

sc10Ten siempre fija la mirada en Dios y obra según su beneplácito divino. Mantente siempre estrechada a Jesús y Él será tu consolador, tu amigo fiel, tu consejero, tu divino amante, tu todo, tu vida.

Ánimo y adelante, siempre adelante, sin volverte nunca atrás. Sigue a Jesús con la cruz en la espalda, ámalo mucho y en su amor encontrarás la fuerza para cualquier sacrificio.

Te bendigo y te dejo dentro de aquel Corazón Divino. (Escritos de la Fundadora, Vol. I, pág. 14)

Esta carta nos sirve hoy todavía:

  1. La fe  me debe llevar a tener como único fin en mi vida a Dios solamente, y a obrar sólo para complacerle.
  2. Manteniéndonos unidos a Él, Él será todo para nosotros: nuestro consolador, nuestro amigo fiel, nuestro consejero, nuestro amante divino.
  3. La unión con Jesús nos debe llevar a mirar siempre hacia el futuro, sin volver la mirada atrás, o lo que es peor: sin volver atrás nunca. Lograremos mantenernos siempre fieles sólo en su amor y unidos a su cruz.

Hoy me ofreceré con todo el corazón a Jesús para que sea él el único centro y fin de mi vida y le pediré de donarme las gracias necesarias para mantenerme siempre fiel a Él.